Denunciantes revelan que Servicio de Inmigración EEUU deportó inmigrantes con COVID-19

En noticias de inmigración en Estados Unidos, dos denunciantes en una prisión perteneciente al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas en el estado de Luisiana revelaron que funcionarios de dicha agencia deportaron a inmigrantes a sabiendas de que su temperatura corporal ascendía a más de 39 grados Celsius y que probablemente padecían COVID-19.

Los funcionarios encubrieron engañosamente los síntomas de los inmigrantes, ya que según la política de la agencia, quienes presenten temperaturas superiores a 37 grados Celsius no pueden ser deportados.

Uno de los denunciantes sostiene que el personal recibió instrucciones de mantener el aire acondicionado a temperaturas muy bajas para “congelarlos”, a fin de que los inmigrantes enfermos pudieran pasar el control de temperatura para ser deportados.

Estados Unidos continuó deportando a miles de personas a pesar de sus síntomas, lo que contribuyó a una rápida propagación de COVID-19 en América Central y Haití.

Los denunciantes trabajan en el Centro Correccional Richwood, de gestión privada, en Luisiana, donde al menos 69 personas dieron positivo por COVID-19. Dos guardias han fallecido a causa de la enfermedad.

El medio Mother Jones reporta que los denunciantes también alegan que LaSalle Corrections, la compañía penitenciaria privada que dirige el Centro Correccional Richwood, prohibió al personal utilizar equipo de protección personal, obligó a guardias que probablemente padecían COVID-19 a seguir trabajando mientras esperaban los resultados de sus pruebas de diagnóstico y expuso regularmente a reclusos sanos a personas que habían sido expuestas al virus.