Reportan 5 nuevos presos políticos en Cuba y dos condenas más de la CIDH

De los 132 condenados presentes en nuestra lista, este mes de julio fueron incorporados 5 nuevos Convictos de Conciencia, un dato mensual que confirma la creciente situación represiva. Son Elio Juan Arencibía Dreque (MLDC), Ramón Rodríguez Gamboa (MONR), Carlos Manuel Arocha del Risco (UNPACU), Yulio Ferrer Bravo (independiente) y Ernesto Pérez Pérez (UNPACU).

En los 11 últimos meses han entrado en la lista de Prisoners Defenders 43 nuevos Convictos de Conciencia, todos ellos por causas dirigidas por la Seguridad del Estado, y la represión carcelaria ejecutada este último mes confirma la desagradable tendencia, al alza, que ya alcanza los 4 presos políticos nuevos mensuales. Con ello percibimos claramente, una vez más, el recrudecimiento del accionar represivo para compensar la debilidad social del régimen impuesto por la Seguridad del Estado y la familia Castro.

La CIDH, además, ha emitido dos nuevas medidas de protección cautelar internacional a favor de Keilylli de la Mora Valle y Silverio Portal Contreras. Ya suman 8 los presos políticos actuales que son defendidos por la CIDH, 11 lo son por Naciones Unidas, y 16 por Amnistía Internacional.

Luis Enrique Santos Caballero, ha cumplido íntegra su condena en prisión y ya se encuentra en libertad. Orlán Fernández Velázquez y Reinaldo Rodríguez Hernández, por su parte, también cumplieron íntegramente sus condenas, (si bien cumplieron el último período en libertad condicional) y han dejado de constar en nuestra lista de presos políticos.

A Leudys Reyes Cuza y Yeusandor Ochoa Leyva, pendientes ambos de juicio y tras semanas en prisión, les han aplicado la medida cautelar de libertad bajo fianza, estando sus casos pendientes de juicio. En este “limbo” legal se encuentran decenas de activistas de la sociedad civil independiente, que son amenazados con ir a prisión en cualquier momento, a pesar de un abuso incomprensible del silencio procesal, siendo ésta una manera de tratar de aplacar su activismo a corto, medio y largo plazo.

Los casos de Silverio Portal Contreras y Keilylli de la Mora Valle han merecido la atención de la Comisión InterAmericana de Derechos Humanos, que les ha otorgado medidas cautelares de protección internacional (Resolución 39/2020 para Silverio Portal Contreras, y Resolución 37/2020 para Keilylli de la Mora Valle), una forma de presión que afecta diplomáticamente a Cuba y desvirtúa su imagen internacional, pero que sólo en algunos casos afecta a las decisiones de represión de la Seguridad del Estado, a quien la afectación gravísima de la imagen de Cuba pareciera no importarle. Silverio, además, ha sido defendido por las Naciones Unidas, que ha exigido su liberación inmediata, y es también prisionero de conciencia por Amnistía Internacional. Su estado es lamentable. Le han causado lesiones por violencia que le han provocado parálisis en la mitad de su cuerpo y la represión que sufre en prisión es al tiempo inhumana, con aislamiento, celda de castigo y prohibición de visitas. Todo ello es un crimen de lesa humanidad flagrante.

El caso de Aymara Nieto Muñoz sigue siendo altamente preocupante. Además de continuar separada 600km de sus familiares sin motivo que lo justifique, continúa en celda de castigo desde hace 6 meses. Desde hace 1 mes, además, no se le permite comunicarse ni telefónicamente con sus familiares. Es una Dama de Blanco (y por tanto Premio Sajarov). Desde la Embajada de la Unión Europea, no obstante, no se ha mantenido reunión o conversación alguna al menos desde hace un año con los Premios Sajarov. Ni en sus casas, ni se tienen entrevistas presenciales con ellos, ni tan siquiera llamadas, ni se visitan, mucho menos, a los presos con este galardón (son dos actualmente, Aymara y Martha Sánchez, pero eran 4 las que estaban en prisión en 2019) haciendo caso omiso a la reciente Resolución Página 2 2019/2929 (RSP) del Parlamento Europeo que, en su resuelvo 14, “Pide al SEAE (EEAS) y a la Comisión que apoyen activamente a los grupos de la sociedad civil y a las personas que defienden los derechos humanos en Cuba, por ejemplo mediante la organización de visitas a las prisiones, la observación de juicios y declaraciones públicas;”.

Para ampliar esta información clic en este enlace.